Psicologia clinica

[av_textblock size=” font_color=” color=”]

La infancia; tiempo de las primeras huellas mnémicas, lugar depositario de la prehistoria familiar, y por supuesto, de las primitivas representaciones que guiaran el deseo del adulto.

El tratamiento, a través del dibujo, la palabra y el juego terapéutico favorece la continuidad en la evolución y la resolución de los escollos en el aprendizaje, bien en la cotidianidad familiar.

La adolescencia, sin embargo,  es un periodo de contradicciones, confuso, en el que se alterna la necesidad de in-dependencia y el temor a perder lo conocido: la infancia. Para ese No saber qué hacer, la rebeldía o el aburrimiento infinito un espacio para hablar puede ir poniendo las cosas en su sitio.

Por otro lado, el adulto se encuentra con un síntoma, el producto singular de su historia como sujeto. Sufrimiento, repetición o la indecisión, bien un síntoma que relata algo a escuchar y que se transforma en una pregunta.

[/av_textblock]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *